¿Influye cómo hablamos en la discriminación?

Por:

Marisol.Irribarra
10/11/2008
Los invito a desarrollar un lenguaje más adecuado en el trato hacia las personas que viven con el virus del VIH.
El lenguaje que utilizamos a diario para referirnos a las personas que nos asustan, que viven situaciones que nos son desconocidas, difíciles, ambigüas, que nos provocan miedo, incertidumbre...a veces es tan discriminatorio que las aisla, las margina de la vida social.
A veces nuestros miedos y prejucios son superiores a nuestro espíritu democrático o caritativo.
El problema es que nuestro lenguaje prejuicioso y discriminador tiene un fuerte efecto en la vida de estas personas, los convierte en seres aún más vulnerables de lo que ya lo son, con mayor riesgo aún para vivir sus vidas.
Ya todos sabemos que para estar expuestos a adquirir el virus del VIH, se necesita tener sexo sin protección, solo eso. Es tan simple que no le damos la importancia que merece, en el fondo entonces estamos discriminando a las personas que alguna vez en su vida adquirieron este virus por tener sexo sin protección.
Ya todos sabemos que este es un tema de conductas sexuales, también sabemos que el mayor porcentaje de personas que viven con el virus es desconocido porque no nos hacemos el test de elisa como parte de nuestra rutina de chequeo anual.
Por lo tanto, los invito a hacer un esfuerzo para no discriminar a las personas que viven con el virus del VIH, y, usemos un lenguaje apropiado, adecuado a la no discriminación de estas personas.
El virus del VIH no se anda repartiendo como una gripe, ni se anda contagiando, ni se anda infectando, somos las personas las que con nuestras conductas individuales, y, personales, nos exponemos al riesgo de adquirirlo.
Los seres humanos no somos reservorios del virus, ni lo portamos para repartirlo, somos cada uno de nosotros los que debemos tomar medidas responsables y personales para no adquirlo.
Ya no existen grupos de riesgo, sólo existen personas con conductas de riesgo de adquirirlo. Cada adolescente, mujer, hombre que tiene sexo sin protección en una relación que no es exclusiva, ni permanente en el tiempo, en que ambos no tengan el test de elisa realizado (negativo), y, sin compromiso de mutua fidelidad.....puede estar en riesgo.
Entonces solo hay grupos con mayor vulnerabilidad, en el cual están las mujeres, los adolescentes que cambian frecuentemente de pareja, las personas sin pareja estable, las personas con más de una pareja, etc., siempre y cuando tengan sexo sin protección.
Ya no se dá por hecho que solo por tener más de una pareja se está en riesgo, solo se está en riesgo si no usa protección con sus parejas. Por lo cual la palabra promiscuo como sinónimo de gran riesgo ya no es válido porque no implica riesgo, a menos de que esta persona no use protección. Además como los temas relacionados son la sexualidad siguen siendo tabú, hay personas con más de una pareja en lo privado, y, con solo una en lo público, tenemos este doble estandar en el país, no se esclarecen las relaciones.
Entonces, hay que modificar el vocabulario, son personas viviendo con VIH, personas que viven con el virus, en etapas más avanzadas son personas desarrollando el SIDA.
Si tiene dudas solicite una consejería en VIH, con su matrona en el Centro de Salud. No necesariamente para realizarse el test de elisa, puede ser sólo para informarse mejor.